Fallos comunes al aprender un idioma | GoProfe

mistakes_learning_language

¿Te lleva demasiado tiempo aprender un idioma? ¿Lo has intentado ya un par de veces, pero todavía no ves ningún resultado? Puede que estés cometiendo algunos fallos típicos y “cruciales” a la hora de aprender una lengua.

Año Nuevo está a la vuelta de la esquina. Todos los años la mayoría de personas nos hacemos la promesa de conseguir unos objetivos y cambiar los que no conseguimos el año anterior para el próximo. Fiesta, diversión… Todo buenas intenciones. Pero, ¿todavía te acuerdas de todo eso que no has cumplido desde la noche vieja anterior? Aprender un idioma, dejar de fumar, ir al gimnasio… son algunas de las cosas que queremos cambiar para nuestro nuevo año. 

La mayoría de las veces, y a pesar de todo lo serio que nos lo tomamos, no conseguimos realizar nuestros objetivos. Después de los primeros días, tu motivación se ha venido abajo y te ves rodeado de libros de gramática, miles de hojas con diferentes exámenes, vídeos de youtube…  

Es entonces cuando empiezas a preguntarte: “¿Por qué? ¿Por qué es tan difícil aprender un idioma? ¿Por qué me cuesta tanto esfuerzo?” Aprender un idioma es algo difícil para la mayoría de personas, pero lo es todavía más si caes en algunos malos hábitos de forma inconsciente. 

¿Quieres saber cuáles son? Toma nota de los fallos comunes más típicos y cómo evitarlos.

aprender

1. Tomátelo con calma

Cuando empiezas tu aventura con un idioma, tu entusiasmo no tiene límites. Por un lado es algo positivo. Por otro lado, es importante no dejarse entusiasmar uno solo. Cuando la novedad y la excitación inicial desaparecen, no encontrarás la motivación para aprender. Por eso es tan importante encauzar toda esa motivación inicial en la dirección correcta y no dejar que desaparezca tan pronto como apareció. Es mejor tomárselo con calma y asegurarse de controlar el entusiasmo y repartirlo de forma diaria para que el aprender un idioma se convierta en una rutina regular en tu vida cotidiana

De otra forma puede que estudies todos los días de la primera semana y que la semana siguiente lo dejes un día porque estás demasiado cansado. Pasadas dos semanas te vuelve a pasar y así la siguiente y la siguiente. Pronto, empezarás a frustrarte con la montaña de trabajo acumulado en tu escritorio.

Nuestro consejo: encamina todas tus ganas del principio en la dirección adecuada y asegúrate de que el aprender un idioma forma parte de tus rutinas y tu día a día. Diez minutos al día es mejor que estar dos horas todos los días de una semana y dejarlo a la semana siguiente.

aprender

2. Los beneficios de una mala memoria

No, no estamos locos. Nos referimos a aquellas personas que creen en aprender de memoria como la clave de todo, lo que se acaba reduciendo a la memoria fotográfica y a miles de horas frente a las listas de vocabulario sin avanzar más de dos líneas. No nos malinterpretes: una buena memoria es una clara ayuda, pero no debes olvidar a usar la mente de forma más práctica.

Memorizar frases enteras, por ejemplo, puede ser útil algunas veces, en determinadas situaciones, pero no sacarás de ello ningún beneficio cuando saltan temas en una conversación sobre algo que no estaba en ese libro que tan bien memorizaste.

Utiliza tu memoria como si fuera tu aliado. Aprende frases y palabras que puedas asociar a otras o con las que puedas crear cadenas imaginarias. Y así, cuando la palabra que estés buscando no aparezca, puedas encontrar otra alternativa. Gracias a esto además fortalecerás tu memoria, haciendo que los conocimientos se mantengan por un mayor tiempo.

Nuestro consejo: Tu memoria es un aliado tan importante como tu inteligencia. 

aprender

3. Nadie es perfecto

Nadie es perfecto ni debería intentar serlo. Uno de los primeros obstáculos con el que te vas a encontrar en tu camino por un “dominio fluido” es esa meta absurda de hablar sin errores y en perfecto inglés después de tan solo un mes. Por supuesto, que lo acabarás logrando, pero te llevará mucha práctica. Tu prioridad no debe de ser esta cuando todavía estás conociendo un nuevo idioma.

Si empiezas a perderte en composiciones complejas para decir cosas sencillas, si te bloqueas intentando hablar con una pronunciación perfecta ante cualquier mínimo fallo… lo más probable es que acabes frustrándote en un par de semanas y tires por tierra todo el tiempo y trabajo dedicados

“Hasta que no hable perfecto, no hablaré. Pero si nunca hablo, nunca podré mejorar y acabaré por desilusionarme por no llegar a hablar nunca perfecto”

Nuestro consejo: Date tiempo y no tengas miedo a cometer fallos. Incluso las personas con un nivel alto los cometen a veces. Pronto verás el progreso que haces al cometer fallos y estarás más cerca de tu meta. 

aprender

4. Mucho trabajo, poca diversión

Sí, estamos hablando de ti, del que se pasa las horas sentado en la silla, pero perdiendo el 80% del tiempo. Eres diligente y persistente, pones todo de tu parte. Pues bien, ¡ahora es el momento de darte una alegría!

Cuando alcanzas una meta tan grande como aprender una nueva lengua es importante que admires y reconozcas el éxito que has conseguido. ¿Ya has conseguido tener una conversación real? ¿Has pasado ya por la locura de los pronombres? ¿Entiendes la pronunciación? Entonces deberías celebrarlo y hacer algo divertido.  

Ponte una película, canta una canción, escucha música… Todo en el idioma que estés aprendiendo, claro. Estas actividades te darán la energía y la motivación para seguir aprendiendo y mejorando. Recordarás todo con mayor facilidad y lo introducirás como algo que te ayuda a relajarte a lo largo del día.

Nuestro consejo: No tienes que aprender como un loco un idioma. Tienes que lograr un equilibrio entre el tiempo de estudio y el tiempo de diversión. Convierte tu aprendizaje en ocio. 

aprender

5. Sin horizontes

Estudia y aprende siempre con un objetivo en el horizonte. Aprender por aprender no lleva a ninguna parte. Tener la meta a la vista y ser conscientes de ella siempre, te ayuda a saber dónde y cuándo parar durante la travesía del aprendizaje, evitando frustraciones. 

¿Para qué aprendes una nueva lengua? ¿Para conseguir un nuevo trabajo? ¿Para mudarte? ¿Para empezar un máster? ¿Por amor? ¿Para entender las películas en su versión original? Muy bien. Una vez lo tengas claro, mantén tu meta e imagina cómo sería el proceso si otra persona fuera a pasar por lo mismo. Una vez que tienes a la vista el final de las escaleras, los peldaños se hacen cada vez más cortos. 

Nuestro consejo: Mantén tu meta a la vista aumenta tu motivación. Antes de empezar, ¡fija tus metas!

¿Listo para comenzar a aprender una nueva lengua? Usa estos consejos antes para empezar con buen pie. 

También te pueden interesar:

Las mejores películas para aprender inglés con nivel básico

CC y BCC en Inglés, ¿a qué se refieren?

Cómo usar las preposiciones ‘On’ ‘At’ ‘In’ en inglés

Comidas y sus costumbres en Reino Unido y EEUU: ¿cuáles son las diferencias?

Encuentra a tu profesor perfecto con tan solo un clic, en goprofe.com

profesor ingles goprofe

3 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *