Cómo organizar tus clases de inglés para grupos de 10 a 15 personas | GoProfe

Enseñar inglés a grupos reducidos o en clases particulares no es lo mismo que hacerlo a grupos de más de 10 personas. En estos casos, no sólo es necesario tener conocimientos del idioma y de pedagogía, sino que también tendrás el reto de mantener la atención de 10 (o más) mentes diferentes, lograr que interactúen adecuadamente entre sí, y conseguir que aprendan la lección.

organizar_clases_ingles-GOPROFE

Suena un poco difícil, ¿no? Hoy te presentamos algunos tips para que tus clases de inglés en grupos grandes sean efectivas.

 

Crea grupos de estudio adecuados

Es importante que tus grupos estén organizados de acuerdo a varios factores, como los conocimientos y las edades. Por ejemplo, si tu grupo de alumnos está comprendido por personas de entre 10 a 40 años, será difícil encontrar una metodología que capte el interés de todos.

De la misma forma, debes evitar que los estudiantes tengan diferentes niveles en el idioma. Tus clases deben organizarse de acuerdo a los conocimientos: principiantes, intermedios y avanzados.

Asegúrate de agrupar adecuadamente a tus alumnos de esta manera, y a partir de allí deberás comenzar con la planificación de cada una de las clases por separado.

 

Sin planificación no hay resultados

Quizás ya hayas escuchado mucho sobre esto anteriormente, pero es importante recalcarlo: Una buena planificación de tus clases puede ser la clave para el éxito de cada lección. También es muy importante planificar tu alquiler de aula de formación, con una estimación adecuada del precio de alquiler, lo que podrás hacer cómodamente en SpacesON.

¿Y cómo hacerlo? Debes crear una planificación a lo largo de un período establecido. Dependiendo de la modalidad de tu preferencia, puede ser mensual, trimestral, semestral o anual. Este plan debe estar basado en el avance de los conocimientos como grupo. Sin embargo, puede estar sujeto a cambios si el grupo o alguno de los alumnos no logra obtener los conocimientos de forma correcta.

La planificación debe contener lecciones de aprendizaje, tanto oral como escrito, repasos, evaluaciones, discusión sobre los resultados de las evaluaciones y actividades recreacionales. También es fundamental que las organices desde lo básico hasta lo complejo. Los libros de inglés pueden ser tu guía para saber qué clase debería ir primero y cuál debería ir después.

Por otro lado, además del plan “por período”, debes estructurar paso a paso cada una de las lecciones. Es decir, que cada día debe contar con un planning con tiempo estimado por cada acción. No es necesario que tus alumnos tengan acceso a este horario, sólo que lo memorices y hagas lo posible por cumplirlo.

Estos son algunos ejemplos de planificación diaria:

  • Días de nuevas lecciones: puedes comenzar con una introducción sobre el tema que se va a abordar, luego dar algunos ejemplos, practicar la pronunciación, y realizar ejercicios escritos y ejercicios orales en donde haya interacción entre los participantes. Luego pueden realizar una actividad en equipos, preguntar si tienen dudas o preguntas, y finalizar con una pequeña conclusión sobre el tema.
  • Días de repaso: estos pueden englobar varios temas que tengan relación entre sí, por lo que pueden darse una vez a la semana aproximadamente. En estos días puedes realizar actividades dinámicas, enseñar una canción, ensayar diálogos, etc.
  • Días de actividades recreacionales: en grupos de adultos estos días pueden ser esporádicos, sólo para relajar el ambiente. Mientras que en los grupos de niños es imprescindible que se realicen con mayor frecuencia, quizás una o dos veces a la semana. En estas ocasiones tienes que intentar que las actividades sean divertidas sin perder el objetivo principal, que es aprender la lección.

 

Evaluación constante y personalizada

Recuerda que tu misión no es sólo impartir tus conocimientos, sino también transmitirlos correctamente. Esto quiere decir que debes interesarte por el progreso de cada uno de tus alumnos de manera personalizada, asegurándote de que cada uno de ellos aprendió la lección y está listo para aplicar todo lo aprendido.

Para esto, las evaluaciones periódicas son tu mejor aliado. Debes aplicar varios tipos de evaluaciones que te ayuden a tener una idea clara del nivel de cada alumno. Por ejemplo, conversaciones improvisadas, cuestionarios orales y pruebas de escritura. Puedes utilizar recursos fáciles como opción múltiple, ordenación, apareamiento, etc., pero debes evitar que sean tus únicos métodos para evaluar.

Es importante tomar algo de tiempo para discutir los resultados de las pruebas con tus alumnos, de manera general y también tomando en cuenta el rendimiento de cada individuo. Quizás pueda parecerte un poco difícil hacer un seguimiento de cada alumno en los grupos grandes, pero si en tu planificación diaria destinas un pequeño momento para esto, podrás lograrlo fácilmente.

 

¿Quieres leer más?

¿Quieres ser profesor de inglés particular? Aquí algunos ‘must’ que debes conocer

Localización y forma de pago para tus clases de inglés

Como Aprender Inglés Rápido

 

¡Encuentra a tu profesor ideal de inglés ahora en goprofe.com!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *